Conferencia de Interés 16.277

1 dic 2013   | Actividades

Título de la conferencia: La
evolución de los lóbulos parietales: cognición, mente, y medicina evolutiva

Ponente: Emiliano
Bruner
 (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana,
Burgos)
 
 
Fecha
y hora
:
Lunes, 2 de Diciembre de 2013, 14:00.
Lugar:
Salón de Actos, Facultad de Psicología, Universidad Autónoma de Madrid.
 
Resumen
La
paleoneurología estudia la evolución de la anatomía cerebral en las especies
fósiles. Más allá de considerar el tamaño cerebral o la morfología de
elementos corticales como circunvoluciones o vasos sanguíneos, gracias a las
técnicas computadas hoy en día esta disciplina se interesa a las relaciones
funcionales y estructurales entre cerebro y cráneo, y a como estas relaciones
han cambiado a lo largo de la evolución. Estas relaciones representan un
conjunto de reglas biológicas que pueden representar posibilidades evolutivas
o al revés vínculos en los patrones de crecimiento y desarrollo. En este
contexto biomedicina y antropología evolutiva comparten intereses, métodos y
objetivos, sacando provecho de informaciones comunes. Las áreas parietales
profundas son las que más han sufrido cambios en la organización espacial del
cerebro, y precisamente en nuestra propia especie, Homo sapiens.
Las mismas áreas presentan una excepción en la gestión metabólica cerebral a
causa de sus valores elevados de gasto energético, y presentan
características citoarquitectónicas distintas de los primates no-humanos. Las
mismas áreas están también asociadas a defectos metabólicos en las fases
tempranas de la enfermedad de Alzheimer, y a las primeras evidencias de daños
estructurales de esta patología. Considerando la asociación entre esta
enfermedad y nuestra especie, es entonces probable que la vulnerabilidad a la
neurodegeneración pueda ser un efecto segundario de la complejidad anatómica
y metabólica de nuestras áreas parietales. Las áreas parietales profundas, en
coordinación con las áreas frontales, desarrollan funciones de integración
visuo-espacial necesarias a generar un “espacio interior” para procesos de
simulaciones y experimentos mentales. Por un lado enlazan a este contexto los
procesos mnemónicos (precuneo), por el otro integran ambiente interno y externo
a través del sistema mano-ojo (surco intraparietal), como interfaz entre
cerebro y ambiente. La integración entre cerebro, cuerpo, y ambiente, es la
base de la teorías sobre mente extendida, donde la cultura representa una
extensión no-neural de los esquemas cognitivos, componente estructural y
funcional de un sistema retroactivo entre ambiente y cerebro.
 
Nota
biográfica
Emiliano
Bruner es licenciado en Ciencias Biológicas y Doctor en Biología Animal por
la Universidad de Roma La Sapienza. Es responsable de investigación en
Paleoneurobiología en el Centro Nacional de Investigación sobre Evolución
Humana (CENIEH) en Burgos, y profesor adjunto de Paleoneurología en el Centro
de Arqueología Cognitiva de la Universidad de Colorado. Utiliza técnicas de
anatomía digital, modelos geométricos, y estadística multivariante para
estudiar las relaciones funcionales entre cráneo y cerebro así como los
patrones de integración en la morfología cerebral, en los humanos modernos y
en las especies extintas. Es vice-secretario del Instituto Italiano de
Antropología, y editor asociado del Journal of Anthropological Sciences.

Leave a Reply